Siguenos en:
135 años entregando formación
Académica, Valórica y Cristiana

Estudiantes analizaron ambiente acuático en Laguna Los Lotos

Abril 13, 2018

Estudiantes de Cuartos años básicos, acompañados por la Profesora Susana Cuevas, ahondaron en el conocimiento del ecosistema de la Laguna de los Lotos en Valdivia. Acompañados por el apoderado y Académico Joel Asenjo, Doctor en Bioquímica de la Universidad Austral de Chile, recogieron las muestras de agua, hicieron el procesamiento y este viernes en el Laboratorio de Ciencias del Instituto observaron diversos tipos de microorganismos, Cocos Bacilos Graw Positivos y Bacilo Graw Negativos. Ver Galería de FotosVer Otras Fotos

“Para los niños es súper importante hacer estas experiencias experimentales en terreno, más que lo vean por videos de youtube. Hoy, como les prometí, les traje el resultado de las muestras recolectadas. Son las muestras ya cultivadas y luego tratadas para visualizar la población bacteriana y que a su vez busca responder a una de las hipótesis que los chicos tenían, qué seres vivos hay que no puedo ver. Además, tenemos una lupa para mirar organismos un poquito más grandes que son gusanos o larvas de mosquito y algunos protozoos para que ellos los observen. Siempre es un encanto ver la cara de asombro de los niños cuando ven cosas que los sorprenden y cómo los impacta en su formación personal y académica”, sostuvo el académico.

Para los estudiantes del 4°A esta fue una clase muy especial y significativa. “Aprendí más sobre las bacterias por ejemplo que para poder verlas en el microscopio las tienen que teñir para ver si son positivas o negativas. Me gustó mucho hacer la clase en la Saval, allí vimos que son muchas las cosas que puedes encontrar en el ecosistema que uno no las ve o no saben que están ahí. Mi grupo encontró una especie de insecto en el agua y le pusimos nombre, Pit porque suena lindo”, dijo Fernando Lillo.

“Aprendimos que las bacterias se pueden encontrar en muchos lugares y que pueden interactuar con muchas cosas y que además es bonito ir a conocer otros lugares y aprender todo lo relacionado con la temperatura atmosférica y las bacterias que pueden vivir en el agua. Una clase como esta es muy divertida porque nos enseñan más cosas y a su vez podemos interactuar entre nosotros y con la naturaleza”, sostuvo Agustina Fuentealba.