Siguenos en:
137 años entregando formación
Académica, Valórica y Cristiana

Educadores elaboraron Denario de Amor a María

Noviembre 19, 2020

Educadores del Instituto vivieron este jueves 19, una Jornada Espiritual donde reflexionaron en torno a la experiencia y vida de María. La oración a cargo de Víctor Hugo Guerrero con el Cántico del Magníficat inició la reflexión. Seguidamente, la Hna. María Cecilia animó un “Desierto a solas con María” en base a una dinámica de ‘construcción de un denario’, diez nudos que cada educador debía entrelazar, ayudados de una lana, cinta o lienzo.

Los nudos se tejieron en base a experiencias fundantes, tres valores que veo en mí, el recuerdo agradecido a Dios por estos valores -gesto de su amor-, la mirada a María que nos acompaña con ternura; la gratitud a Dios por tener una madre terrenal con un nombre concreto; concluyendo con la evocación de un momento personal vital -fundante- por el cual dar gracias a Dios… Así se construyó una gran cordada signo de unión con otros; “cuerdas de amor, de ese Dios que es Amor, Amor que nos atrae y llama por nuestro nombre, ‘Nadie puede venir a mí si el Padre no lo atrae”.

El compartir grupal se desarrolló en base a tres preguntas, ¿Cuál es tu experiencia de la figura de María?, ¿Cómo ella acompaña tu fe en Jesús? y ¿Cuál va a ser tu SI en este momento?

En el compartir del plenario destacó, entre otras experiencias, el reconocimiento de María como la mujer que acompaña el caminar de su pueblo, que desde el Magnificat denuncia la injusticia social, la madre que aboga por todos los oprimidos y los pobres que viven en la miseria; la voz de los sin voz. La mujer y madre que dice SI al Amor decidiendo libremente acoger en su vientre a Jesús, el Salvador. María como el camino seguro que nos lleva a Jesús; María mujer de servicio y entrega; la madre que contiene, abraza, escucha e intercede por nosotros, la que nos conforta en nuestra vida, en especial en los momentos de dificultad y de dolor, la madre que educa y da sentido a la misión educativa con nuestros estudiantes y sus familias.

María acompaña nuestra fe… Desde la simplicidad de su ser mujer y madre, humilde y servidora; la que enfrenta los obstáculos con fe y esperanza; desde esa relación con el pueblo a través de la religiosidad popular con las advocaciones en México, Bolivia y en la Tirana, en el norte de Chile. Con su ejemplo como educadora y madre que motiva nuestra espiritualidad en el Instituto. Desde el recuerdo de nuestras abuelas y madres que oraban con tanta fe y devoción el Santo Rosario, instando a la consecuencia de vida entre lo que decimos y hacemos.

Entre los SI de hoy fuertemente destacaron los educadores, la entrega educativa virtual en tiempos de pandemia que aun cuando no ha sido fácil, ha sido y quiere seguir siendo una entrega desde el amor a los estudiantes y a la vocación abrazada de ser maestros y maestras al estilo de Jesús. El estar disponibles a los niños, niñas y jóvenes, y a sus familias, en tiempos de pandemia, a acogerlos acompañarlos y escucharlos con amor.

Al cierre, el padre Alexander destacó que el compartir grupal “es como presentar este denario a la Virgen; presentarle nuestra experiencia con ella a través de los acontecimientos de nuestra vida, agradecidos, pues ella nos lleva a Jesucristo que nos invita a dar la vida como profesores, amigos, y compañeros de trabajo. Que ella nos siga fortaleciendo en este tiempo”.